Twitter se retracta de los 280 caracteres por la mala ortografía de @Galdamez_Kaibil

El tamaño sí importa para Twitter, por eso, recientemente decidió ampliar sus mensajes de 140 a 280 caracteres. La noticia no le hizo nada bien a los fanáticos de esta red social, que protestaron con sendas tendencias contra la disposición. Sin embargo, lo que los tuiteros no lograron con sus reclamos vueltos tendencia por varios días, el diputado Estuardo Galdámez lo logró con un par de sus comentarios. 

Los incontables errores ortográficos del congresista, desesperaron incluso a los más tolerantes funcionarios de la red social, que aseguran que leer al diputado es peor castigo que verlo legislar, por lo que creen que regresar a 140 caracteres será solo una media tortura. 

Galdámez no se dará por vencido. El ilustre padre de la patria ha tomado medidas aprendidas en la cúpula del Partido Patriota ya que está seguro de que el mundo le merece. 

Primero, el congresista usó su técnica infalible: envió a Twitter un sobre manila con unos billetitos, acompañado de una nota que decía: “Usted sabe, buena honda ques uno, para sus agüitas y de paso, para que reconsideren su decisión”, claro que esto no le funcionó.

Intentó cambiar su cuenta a @Galdamez_KaiMal y @Galdamez_KaiVil, pero tampoco no logró engañar al pajarito azul, fue delatado por su pluma elegante. 

Aconsejado por otro popular monstruo del buen hablar y colega suyo, Fernando el fashionista Linares Beltranena, el próximo martes, presentará un punto resolutivo para rechazar la presencia de la CICIG en Guatemala, ambos consideran que Twitter está cooptado por el funcionario de Naciones Unidas, Iván Velásquez y Thelma Aldana, jefa del MP. Asegura que Twitter es parte de una persecución política en su contra. 

Mientras tanto, fuentes cercanas a este prestigioso medio aseguran que Rodrigo Polo saltó de nuevo el fact checking y prepara la artillería pesada en solidaridad al diputado, pues este, según él, es un tema de interés nacional y no las nimiedades como la Ley Electoral y de Partidos Políticos, entre otras propuestas de los comunistas comeniños.

 

El Espurio