Querida Carmelina: me enamoré de una canchita libertaria

Soy Wicho y tengo tres años estudiando relaciones internacionales en USAC… Bueno, voy en primer año pero desde hace tres me inscribí.

Mi motivación para elegir la carrera fue la posibilidad de viajar, por lo de internacional, obvio. 

Como entenderá, la sangre llama, siempre me han gustado las mujeres caniches de ojos claros y pez..cuezos rosaditos, fue inevitable no enamorarme de ella desde que la escuche por primera vez en la radio; su prepotencia, ese acento con tanto desdén, ¡ay canche de mi vida! Que le digo querida Carmelina, que le digo… Después empecé a seguirla en Facebook, me di cuenta que es tree planter, que cool, la amé aún más. 

También vi que viajó a España a dar su aclamada conferencia, desde ese momento, se convirtió en mi mayor inspiración y ejemplo a seguir. Ay Carmelina, ese vídeo insinuador con corbata y su pizarrón, empecé a… ya sabe, a darle rienda suela a mis anhelos, a mis ganas de amarla, de entregarme a ella. (fap fap fap) 

Para mi fortuna, pude conocerla el año pasado, cuando se presentó a un debate en mi escuela de ciencias políticas. Esas extensiones chamuscadas, su aire virtuoso de gringa pérdida en pana, esas entrañables e infinitas pulseras, su forma de exaltarse y como llego a adular al CACIF… Desde ese día entendí que mi misión en la vida era servirle a ella y a la República, me uní a su movimiento, pero, en lugar de acercarme a ella, únicamente he logrado que me pongan a contestar muladas en Twitter, me explicaron sobre un árbol y un hacha, me dijeron que soy emprendedor y que me van a empoderar, pero desde que estoy aquí, le tuve que prestar a mi abuelita su tarjeta de adulto mayor para el bus y trato de usarla con disimulo

Todo esto lo escribo mientras un diputado me puso a cuidar su mochila, porque dice que quiere colgar una manta y que me apure. ¡Estoy desesperado! ¿Qué hago con este campo electromagnético que se ha generado cargado de energía socio-política? 

-------------------

Wicho, te escribo mientras terminó de pasear a las mascotas, mi gato Netio y un micoleón que recién adopte, le digo Cadejito.

Quisiera te replantearas tu vida y aspiraciones, por ejemplo, ¿por qué no vas a tomarte 1 litro de agua con pegamento, solo para ver qué pasaría? ¿me explico? Reflexionar un poco. O bien, podrías emular el pensamiento de un canario enjaulado, ¿qué querrá decir el pajarito? ¿querrá ir a estudiar pajarito? ¿qué pensará sobre las reformas y el CACIF ese pajarito? 

Papaito, ¡salí corriendo de allí pero ya! Antes de empezar a usar corbatín y parar hablando zanganeses todo el tiempo. 

Mirá pues Wicho, tú estás joven, regresa a la U (si ya la abrieron los de la EPA), ve a la biblioteca y pedí estos libros: 

  1. La patria del criollo de Severo Martínez Pelaez (Te juro que no es de Francisco Pérez de Antón, confía en mi).
  2. Guatemala linaje y racismo de Marta Elena Casaús Arzú.(No le digas a nadie, solo léelo)
  3. Guatemala: una interpretación histórico-social Carlos Guzmán Böckler y Jean-Loup Herbert. (Prepárate, es por tu bien)

Me despido de ti, esperando se te ilumine el coco y te portes bien, que nada cuesta. Muchos besos, abrazos y cuchubales, tía Espurita Carmelina.

 

Tía Espurita Carmelina

Espurita Carmelina, la tía de los remedios chinches, máster en cuchubalería, corazones rotos y bajas pasiones.

colaboraciones@diarioelespurio.com